theme/images/20170217-BANNER.png

Sobre Nosotros

Entrevista La Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador (ARPAS) fue creada el 20 de febrero de 2000, año en que fueron publicados sus estatutos en el Diario Oficial. Sin embargo, varias de sus radios asociadas ya operaban desde inicios de los años noventa en distintos puntos del país, sobre todo en comunidades repobladas que retornaron de los campamentos de refugiados en Honduras al final de la guerra civil: Radio Sumpul (Güarjila, Chalatenango), Radio Victoria (Santa Marta, Cabañas), Radio Izcanal (Nueva Granada, Usulután) y Radio Segundo Montes (Meanguera, Morazán).

Lo que motivó el surgimiento de éstas y otras radios comunitarias fue la necesidad de las comunidades, especialmente rurales, de contar con medios de comunicación que les permitieran concretar su libertad de expresión y el derecho a la comunicación, dada la exclusión de los medios informativos tradicionales. Por eso se caracterizaron por promover la participación ciudadana, la organización comunitaria, el desarrollo local, los derechos humanos, los valores democráticos, la equidad de género, la memoria histórica y la defensa del medioambiente.

A mediados de la década de los noventa, las radios comunitarias se organizaron para exigir al gobierno que les asignara frecuencias para transmitir “legalmente”, pero la entonces Administración Nacional de Telecomunicaciones (ANTEL) rechazó dicha petición, las declaró ilegales y dio instrucciones a la Policía Nacional Civil (PNC) para que les decomisara los equipos. En 1997, la Asamblea Legislativa aprobó una nueva Ley de Telecomunicaciones que no reconoció a los medios comunitarios y, en su enfoque privativo y mercantilista, estableció la subasta pública como único mecanismo para la asignación de licencias para operar frecuencias de radio y televisión, con lo cual dejó sin acceso al espectro radioeléctrico a personas naturales o jurídicas de escasos recursos económicos.

alt_text Así, al verse imposibilitadas de obtener frecuencias, y con apoyo de la cooperación internacional, las radios comunitarias gestionaron la compra de la frecuencia 92.1 FM, la cual fue fragmentada en varias porciones para que todas las radios pudieran transmitir en sus lugares de ubicación. Años más tarde, lograron acceso a una plataforma satelital para enlazarse y transmitir programas a nivel nacional.

En los últimos años ARPAS, junto a otras organizaciones de la sociedad civil, aboga por la creación de una ley que democratice la comunicación al reconocer a los medios comunitarios y les permita el acceso a frecuencias del espectro radioeléctrico, respaldando nuestra propuesta en la Constitución de la República y otros convenios internacionales suscritos por El Salvador, que reconocen la comunicación como derecho humano.


Misión




Somos una asociación de radios comunitarias y centros de comunicación sostenibles, referente de la comunicación participativa; que producimos con calidad y alta tecnología en red con la participación de la ciudadanía para incidir en la mejora de las condiciones de vida de la población y en un desarrollo humano sustentable.


Visión




Queremos ser una red de radios comunitarias y centros de comunicación radiofónica que propicie la democratización de la palabra a través de la comunicación participativa y en relación con organizaciones o redes que velen por el desarrollo humano integral, para incidir en las políticas públicas y en la conciencia crítica de la población.