//El «error» que sacó a miles a las calles en medio de la pandemia por COVID-19

El «error» que sacó a miles a las calles en medio de la pandemia por COVID-19

Las agencias del CENADE en todo el país vieron sus puertas abarrotadas con miles de salvadoreños y salvadoreñas que buscan ser beneficiarios del bono de $300 dólares que el gobierno daría a las familias donde no se reciben ingresos, que viven del sector informal o con imposibilidad de trabajar debido a la cuarentena domiciliar de 30 días para prevenir contagios por COVID-19.

Por: Krissia Girón / Foto: Diario Co Latino

Roberto Figueroa tiene de 62 años, es vendedor informal y vive solo, ha tenido dificultades para tener ingresos durante la cuarentena decretada por el gobierno, en el marco de las medidas implementadas para evitar el contagio por COVID-19

Viajó desde Soyapango al CENADE de San Salvador, para solicitar la entrega de compensación de $300 anunciada en cadena nacional el 21 de marzo, por el presidente de la República, Nayib Bukele. Roberto tomó las medidas de precaución usando una mascarilla, que se quitó para desayunar mientras hacía una extensa fila para poder ingresar a un Centro Nacional de Atención por Demanda, CENADE, cerrado.

“Dijeron que iba a ser una persona por hogar a la que le iban a dar el subsidio, pero como solo yo vivo en mi casa. Además estoy sin trabajar, si no vendo no gano”, afirma.

Hacer fila para entrar a un CENADE cerrado

#Video| Roberto Figueroa (62 años) viajó desde Soyapango al #CENADE de San Salvador, para solicitar la entrega de compensación de $300, debido a cuarentena por #COVID19.Se quitó la mascarilla para desayunar, mientras hacía una extensa fila, para poder ingresar a un CENADE cerrado.🎥 Cortesía Ezequiel Linares

Gepostet von Arpas am Montag, 30. März 2020
Roberto Figueroa espera, junto a cientos, la apertura del CENADE en San Salvador

Las agencias de CENADE en todo el país vieron sus puertas abarrotadas con miles de salvadoreños y salvadoreñas que buscan ser beneficiarios del bono de $300 dólares que el gobierno daría a las familias donde no se reciben ingresos, que viven del sector informal o con imposibilidad de trabajar debido a la cuarentena domiciliar de 30 días para prevenir contagios por COVID-19.

Gritos como “tenemos hambre”, “no hemos vendido nada”, “nos quieren encerrados y no nos dan comida”, entre otras, fueron las protagonistas entre el mar de personas que reclamaban la apertura del CENADE. Muchas de ellas presentes desde la madrugada.

En medio de las aglomeraciones y las interminables filas se observaban a mujeres y hombres de la tercera edad, mujeres embarazadas o con bebés en brazos, los más vulnerables en medio de la pandemia de coronavirus. Pese a este panorama, se registraron cierres de calle y disturbios como el lanzamiento de gas pimienta por parte de agentes de la PNC en Soyapango.

El panorama era similar en diferentes partes del país
Fila extensa en oficina del CENADE Zacatecoluca

El presidente de la República, Nayib Bukele ordenó el cierre de todas las agencia de los CENADE. Afirmó que habilitarían un número telefónico “gratis e ilimitado, en donde podrá hacer su reclamo sin arriesgarse saliendo de su casa”.

Personas muestran descontento ante cierre de oficinas del CENADE

La situación desatada este lunes es, para Margarita Posada, del Foro Nacional de la Salud, una consecuencia de tomar decisiones “desde el escritorio, sin valorar las repercusiones que esto tendrá en la comunidad, en medio de un pueblo que no tiene que comer”.

“Si no le pone cuidado a lo que ha pasado hoy y cambia sus políticas y ordena los procesos, es una bomba de tiempo que nos va a estallar a todos”, expresó Posada.

Margarita Posada, FNS

Por su parte, Celia Medrano, directora de Programas de Cristosal, considera que la convocatoria para realizar los reclamos sobre este bono “son una acción populista”, que puso en peligro a miles de personas, en medio de una pandemia por COVID-19

“No hay a quien pueda echarle la culpa por lo sucedido. (La presidencia) cuenta con las atribuciones extraordinarias dadas por la Asamblea Legislativa, cuenta con un decreto de emergencia nacional, pero una convocatoria de caracter populista ha provocado que se generen concentraciones masivas de personas que las convierten en un foco de contagio para ellas mismas y los demás”, afirma.

Celia Medrano, Cristosal

Falta de claridad en los procesos pasó factura

El anuncio del presidente de la República afirmaba que 1.5 millones de personas empezarían a recibir la ayuda económica para su alimentación. En cadena nacional del 27 de marzo, el mandatario informó que el procedimiento para conocer si una persona era beneficiada consistía en ingresar a www.emergencia.covid19.gob.sv, donde con solo ingresar su DUI, la plataforma brindaba información si era beneficiario o no, donde retirar el dinero y un formulario para presentar su caso ante el CENADE en caso de no salir favorecido.

En la misma cadena nacional, Bukele aseguró que se estarían beneficiando a 100 mil viviendas diarias “porque como son 1.5 millones de personas, no queremos a 1.5 millones de personas en las calles mañana tratando de cobrar el subsidio, por eso lo hemos dividido en 15 tandas”, dijo.

Cadena nacional del 27 de marzo de 2020

Minutos después del anuncio, la página web colapsó.

Agregó que “el gobierno ha hecho una labor titánica para identificar a las personas para tratar de que no se duplique y que en una familia reciban 2 subsidios y que dejen a una familia sin subsidio”. Sin embargo, no explicó de donde provenían estos datos.

El mandatario tampoco informó sobre mecanismos alternativos a la plataforma para las personas sin acceso a internet. Según la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples de 2018, el 21.2% de los hogares salvadoreños tenían acceso a internet. Para junio de 2019, la plataforma Internet World Stats registraba que el 57.4% de la población es usuaria de la web.

Fuente: Internet World Stats

A través de sus redes sociales, Nayib Bukele anunciaba, 48 horas después del colapso de la primera dirección web: http://www.covid19-elsalvador.com/ , una nueva página que, afirmó, estaba protegida “con triple anillo de seguridad” contra supuestos “ataques a sus servidores”. En esta publicación invitaba a las personas que no salieron beneficiadas a realizar su reclamo “de forma online o de forma física” en las oficinas de los CENADE.

El economista de Panorama Económico, José Luís Magaña, afirma que son alrededor de 2 millones de personas que se encuentran en el sector informal, que han dejado percibido 8 dólares diarios aproximadamente, debido a la cuarentena obligatoria por 30 días.

“Son un tercio de los ingresos de los hogares que están en este sector, podemos hacernos una dimensión del impacto que están generando estas medidas y por ello vimos las aglomeraciones en el CENADE”, afirma.

Además, considera que esto también es consecuencia de una serie de malas decisiones tomadas desde que el nuevo gobierno tomó posesión, como el cierre de secretarías y otros programas que habrían contribuido a una mejor gestión y manejo de la entrega del bono.

“Ya había todo un sistema de capacidades en los programas de transferencias directas de la Secretaría Técnica y de Planificación de la presidencia, ahí había todo un mapeo de los sectores más vulnerables, que se manejaba con la información de los ECOS Familiares, y otros programas a través de la Secretaría de Inclusión Social, que también fue eliminada. Es el resultado de las actuales decisiones”, dijo Magaña.

José Luís Magaña, Panorama Económico

Horas más tarde el presidente de la República dijo en redes sociales que han cometido “demasiados” errores, y culpó a actores del pasado.

Agregó que no es su responsabilidad la condición actual de la población que vive en pobreza. «No fuimos nosotros los que los hicimos pobres, ni fuimos nosotros los que no los censamos o los culpables de que nunca se trabajó en cultura, para que fuéramos ordenados y pudiéramos entrar a una sucursal bancaria en orden», dijo el mandatario.