//Presidente Bukele recomienda usar Hidroxicloroquina, pese a advertencia de la OMS

Presidente Bukele recomienda usar Hidroxicloroquina, pese a advertencia de la OMS

El presidente de la República, Nayib Bukele, informó que han decidido sacar la Hidroxicloroquina del protocolo de atención para pacientes por COVID-19, luego que la OMS/OPS suspendiera temporalmente las pruebas de este fármaco. Sin embargo, dijo que permitirá su uso para profilaxis y bajo prescripción médica. Especialistas aseguran que, en cuanto a tratamientos para el virus, aún no hay nada concluyente.

Por: Krissia Girón/ Foto: Presidencia

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) suspendió temporalmente las pruebas de Hidroxicloroquina como posible tratamiento contra la COVID-19 por “cuestiones de seguridad”, luego que la revista The Lancet publicara un estudio que asegura que este medicamento aumenta el riesgo de problemas cardíacos.

Aunque la Hidroxicloroquina o Cloroquina se han sometido a algunos estudios en el contexto del coronavirus, «no hay evidencia de buena calidad» que demuestre que sea eficaz, alertó la OPS.

Ante el llamado de este organismo, el presidente Nayib Bukele afirmó este martes que se ha retirado la Hidroxicloroquina del protocolo de Salud. Sin embargo, podrá utilizarse como tratamiento de profilaxis (es decir, como una medida preventiva a la enfermedad) o por prescripción médica.

El mandatario aseguró que “le han recomendado usar la Hidroxicloroquina”, ya que hay una gran probabilidad de que funcione “no como una barrera” contra la COVID-19, pero sí como algo que puede aminorar los síntomas.

“Tal vez cuando le de, le va a dar más suave. La probabilidad de que le haga daño es muy baja porque esto es un medicamento viejo, ha sido usado por décadas”, expresó.

“Yo lo ocupo como profilaxis, lo ocupa el presidente Trump, la mayoría de líderes del mundo lo ocupan como profilaxis. Lo que voy a decir no lo digo como presidente sino como ciudadano del mundo: A veces se le recomienda algo distinto al pueblo de lo que se le recomienda a los líderes, porque a mí me han recomendado usar hidroxicloroquina”, dijo en conferencia de prensa.

Declaraciones del presidente Nayib Bukele.

“Incluso hay bebidas carbonatadas en África que llevan esto para prevenir que le piquen los zancudos”, agregó.

“Solicitaría, humildemente, revisar ese protocolo -de la OMS-, porque muchos países del mundo lo están utilizando y aparentemente sí tienen efectos positivos, pero no vamos a ir contra la marea”, dijo el mandatario.

Ahora, el protocolo de atención se ha enfocado, según el presidente, en los anticoagulantes.

No obstante, el Gerente Incidente de la Organización Mundial de la Salud (OMS/OPS), Sylvain Aldighieri, dijo en conferencia de prensa que esta institución no ha recomendado el uso de estas drogas para el tratamiento en primera línea.

“Siguiendo estos estudios de alto nivel, la OMS ha decidido suspender el brazo de investigación en cuanto a Cloroquina e Hidroxicloroquina. Los investigadores están en la revisión de los datos para ver si seguir o no. Quisiera destacar que OMS no está recomendando estas drogas para el tratamiento según las guías”, expresó en una conferencia virtual difundida en las redes de la OPS/OMS.

Gerente Incidente de la OMS/OPS, Sylvain Aldighieri

En los primeros meses luego de declarada la pandemia por COVID 19, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), autorizó el tratamiento de Hidroxicloroquina temporalmente, bajo el criterio de “uso de emergencia”, advirtiendo que no se debería utilizar fuera del entorno hospitalario debido al riesgo de problemas cardíacos.

www_fda_gov_drugs_drug_safety_and_availability_la_fda_advier

En ese contexto, el Gobierno de El Salvador despachó, el 20 de abril, 30 mil unidades de Hidroxicloroquina a los hospitales San Rafael, Saldaña, Amatepec y otros que brindan atención a pacientes que dieron positivo a COVID-19.

Esta distribución formó parte del donativo de 55 mil 800 unidades de hidroxicloroquina que se recibió de Laboratorios Novartis. A esto se sumaron 2 millones 2 mil unidades que el Gobierno compró a China, las cuales ingresaron un día antes a las bodegas de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), de la terminal de carga del Aeropuerto Internacional.

En cadena nacional del 17 de mayo, el presidente Bukele afirmó que se habían invertido casi 575 millones de dólares en compras de Hidroxicloroquina y Azintromicina, como medicina para el COVID-19.

Pero este martes corrigió el dato. Nayib Bukele afirmó que no fueron 575 millones, sino 575 mil. “Hay una imprecisión”, exclamó.

“Quiere decir, es más de mil veces menos del número que se dijo, mea culpa, a veces uno lee los ceros y, pues, se le va”, dijo el presidente en conferencia de prensa.

Afirmó que en el momento en que se compró, los mercados se estaban cerrando a venderlo. “Recuerdo que ustedes mismos reportaron que en la India, donde más se produce Cloroquina, cerró las exportaciones y fue gracias a la presión de Estados Unidos que abrió el mercado”, dijo.

Bukele dijo que el gobierno aprovechó la apertura para comprar el medicamento porque, en ese momento, era “el más prometedor para combatir la pandemia». «Algo que ni la OMS ni ningún científico del mundo sabe aún. Ha ido cambiando y nos damos cuenta que un medicamento funciona y otros no”, expresó.

Con el cambio en el protocolo de atención para pacientes por COVID-19, la Hidroxicloroquina adquirida por el gobierno se utilizará para otras afectaciones que requieren de este tratamiento, como el lupus, informó el presidente. «Este es un medicamento que antes hacía falta en los hospitales. Ahora tenemos para darle a todos. Tenemos un stock nuevo”, dijo.

Para el representante del Colegio Médico, Milton Brizuela, son desconocidos los criterios por los cuales se compró esa cantidad de medicamento. “Desconocemos cómo el gobierno planificó esto”, dijo a la Red Informativa de ARPAS.

“Cuando se va a enfrentar una pandemia, uno hace proyecciones de la tasa de ataque que va a tener en el país y, de acuerdo a la cantidad de personas que uno tiene, así calcula qué medicamentos va a necesitar y en qué cantidades. En este caso, no sé si alguien decidió antojadizamente o fue en base a una planificación”, expresó.

El presidente del Colegio Médico también afirmo que, a las personas que dieron positivas a COVID-19 y que fueron tratadas con Hidroxicloroquina, se les tuvo que haber informado que este medicamento “era algo experimental”. “Pero yo tengo entendido que en el consentimiento informado que firmaban las personas no decía esta parte”, expresó.

Declaraciones del presidente del Colegio Médico, para la Red Informativa de ARPAS

“Todo esto lo manejan con un secretismo y debería ser información disponible para todos los ciudadanos y para nosotros los médicos en general, pero mucho se ha manejado como que fuera decreto de Estado», dijo.

Semanas atrás, el ex viceministro de Salud, Eduardo Espinoza, también cuestionó la decisión ya que, en ese momento, aún no habían datos certeros sobre la Hidroxicloroquina.

“Este tipo de cuestiones se parecen mucho a las sugerencias del presidente Trump (…) personas que no tienen la capacidad técnica ni los estudios para decir si un medicamento es o no efectivo, no debería hacerlo, en este caso, un presidente de la República, a menos que se lo recomienden expertos en la materia”, dijo en la Entrevista de Voces En Contacto, del pasado 28 de abril.

Viceministro de Salud, Eduardo Espinoza.
"Medidas de aislamiento no han tomado en cuenta las necesidades de la población"

🎙#ArpasTV| En #LaEntrevista de #VocesEnContacto hoy analizamos los criterios técnicos y sanitarios por #COVID19 en la etapa actual de la emergencia.🗣☎ Nos acompañó vía telefónica, Eduardo Espinoza, exviceministro de políticas de salud, quien señaló que "las medidas de aislamiento no han tomado en cuenta las necesidades de la población". Sobre el "cerco sanitario" en el Puerto de La Libertad, afirmó que ese -más bien- fue un "cerco militar y policial".Recordó que uno de los principales problemas al que se enfrentan muchas comunidades para prevenir el #COVID19 es la falta de acceso a agua de calidad. 🎧 Le invitamos a escuchar aquí la entrevista👇

Gepostet von Arpas am Freitag, 24. April 2020

“El uso de Hidroxicloroquina aumenta el riesgo de problemas cardíacos y muerte”

La Hidroxicloroquina y la Cloroquina, tanto en uso individual o combinados con otros medicamentos, ha sido utilizado para el tratamiento de la COVID-19 en varios países. Desde entonces, el medicamento ha estado en estudio.

El pasado 22 de mayo, la revista The Lancet publicó una investigación donde descarta el uso de Hidroxicloroquina y Cloroquina para el tratamiento de pacientes positivos de COVID-19. El estudio concluye que ambos medicamentos “aumentan el riesgo de problemás cardiácos y de muerte”.

Dicha investigación se realizó con 96,032 pacientes de Norte y Sur América, Europa, África, Asia y Australia, entre el 20 de diciembre de 2019 al 14 de abril de 2020. De estos, fallecieron 10,698, a quienes se asoció su causa de muerte con un mayor riesgo de mortalidad hospitalaria, a diferencia de otro grupo de pacientes que no fueron tratados con estos Hidroxicloroquina y Cloroquina.

Fuente: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)31180-6/fulltext

“En este gran análisis multinacional, no observamos ningún beneficio de la Hidroxicloroquina o la Cloroquina (cuando se usa sola o en combinación con un macrólido) en los resultados hospitalarios, cuando se inició inmediatamente después del diagnóstico de COVID-19. Cada uno de los regímenes farmacológicos de ambos, solo o en combinación con un macrólido, se asoció con un mayor riesgo de aparición, clínicamente significativa, de arritmias ventriculares y un mayor riesgo de muerte hospitalaria con COVID-19”, afirma el estudio.

PIIS0140673620311806

Es a partir de esta investigación que la OMS/OPS decide suspender sus pruebas.

Pero este tratamiento no es el único utilizado para la COVID-19. El médico especialista en familia y Master en Salud Pública, Guillermo Argueta, explicó a la Red Informativa de Arpas que existen alrededor de 72 tratamientos utilizados en este momento.

“Este tratamiento en particular, no es el único. Es el más mediático debido a que presidentes como Bolsonaro y Donald Trump difundieron su uso masivamente. Se ocupó primero en España, Estados Unidos, Italia, Brasil y Reino Unido. Pero, en el resto del mundo, hay más de 72 tratamientos que se están utilizando en este momento”, expresó.

El médico aseguró que debe profundizarse en este tipo de investigaciones y potenciarse las que se realicen en América Latina, ya que el continente carece de estos estudios – a diferencia de Europa, Asia y Norteamérica- en las cuales se reflejen las condiciones particulares de esta población.

“En América Latina no tenemos estudios y aquí tenemos otro tipo de vulnerabilidades asociadas a los accesos y condiciones limitadas de vida. Esto provoca diabéticos descompensados, hipertensos descompensados, obesos. Tenemos una epidemia de obesidad por la falta de soberanía alimentaria y de los hábitos tóxicos de alimentación, porque resulta más fácil comerse un combo de $1.99, que ir a comprar frutas y verduras. Las determinantes sociales del trabajo y las condiciones de vida y accesibilidad a este tipo de productos, no son iguales para todos”, aseveró

Declaraciones de Guillermo Argueta, Master en Salud Pública, para la Red Informativa de ARPAS.

El especialista aseguró que “hay una carrera contra el reloj para encontrar un tratamiento para el coronavirus”, pero que, más allá de las tasas de mortalidad y el impacto causado en la salud de las personas, esta carrera también tiene otras motivaciones.

“¿Porqué no hay una cura contra la malaria, aun cuando mata a millones de personas al año? Porque esas personas no tienen dinero para comprar las vacunas. Son de poblaciones empobrecidas en Libia, Asia, África, América Latina. Pero a la gente rica no le da malaria, porque tienen posibilidades para pagar. Entonces, las farmacéuticas no tienen motivos para invertir su dinero en eso. Pareciera que nos salimos del tema, pero no, hay una serie de esferas de análisis para valorar la situación que vivimos”, sentenció.

«Las farmacéuticas no tienen motivos para invertir su dinero en otras enfermedades», afirmó el especialista.

Argueta considera que estudios como el de The Lancet son importantes para lograr la efectividad que necesitan los países para proteger a sus poblaciones, así como crear institutos que valoren la necesidad de medicamentos, no solo para ser vendidos, sino que tenga acciones positivas en los pacientes.